Plataformas, programas y escuelas

Te comparto la grabación de una de mis sesiones informativas del curso La Valentía de Educar en Casa. En esta sesión estuvimos viendo las alternativas de plataformas, programas curriculares y escuelas disponibles para educar en casa. Recuerda que estás a tiempo para matricularte en el curso y programa de acompañamiento. Entra a La Valentía de Educar en Casa y conoce todos los detalles.

Lo más importante que debe aprender un niño

¿Te has dado cuenta que la formación emocional de nuestros hijos no es prioridad en el sistema educativo? ¿Notas cómo se prioriza la competencia, el aprovechamiento académico y el rigor por encima de la empatía, la resiliencia y la mentalidad de crecimiento?

No lograremos tener un mundo más pacífico, compasivo y saludable si ponemos lo académico como único norte.

Está demostrado que los niños que crecen con una educación donde se da prioridad a la inteligencia emocional están más preparados para afrontar cualquier obstáculo a futuro. El psicólogo Daniel Goleman, el gran teórico de la inteligencia emocional, señala que los principales componentes que integran la misma son el autoconocimiento y el autocontrol emocional, la automotivación, reconocimiento de emociones en los demás y las habilidades sociales.

En mi opinión, un niño que no ha aprendido a leer a los seis años, pero que ha desarrollado una mentalidad de crecimiento e inteligencia emocional, podrá eventualmente completar el proceso lector sin mayor dificultad. Pero un niño que lee desde los cinco años a punta de competencia, amenazas y rigor, terminará odiando la lectura. Piénsalo.

Según la psicóloga infantil Susana Tarí hay seis puntos a considerar a la hora de acompañar a nuestros hijos a desarrollar su inteligencia emocional. Aquí te los comparto:

1. Da ejemplo. Los niños aprenden por imitación y los padres son referencia para los hijos. Así que, gestiona de manera adecuada tus emociones para que tus hijos aprendan a través del ejemplo.

2. Ayúdales a reconocer sus emociones. Debes acompañar a reconocer las emociones de tus hijos. La validación de sus emociones es el objetivo clave. De esta manera tus hijos logarán reconocer y aceptar las emociones y solo así lograrás enseñarles luego a gestionarlas.

3. Enséñales a nombrar las emociones. Es común que los niños no sepan que es eso que sienten, que lo que les hace llorar es tristeza, o que aquello que les ‘quema’ por dentro es ira. Nuestra tarea como padres es ayudarles a darle nombre a cada una de las emociones básicas y ayudarles a nombrarlas y reconocerlas: Enfado, tristeza, alegría, asco, etc.

Te recomiendo el libro El monstruo de colores de Ana Llenas para manejar este tema con tus hijos más pequeños.

4. Trabaja con ellos la empatía. La empatía la puedes trabajar con cuentos, el teatro o mediante la reflexión. A medida que va aprendiendo, puedes hacerles preguntas dirigidas a analizar las emociones de los demás.

Te recomiendo el libro Solo pregunta de la Jueza Sonia Sotomayor para manejar el tema de la empatía con tus hijos.

5. Mantén una buena comunicación. Para conseguir una buena comunicación con tus hijos, pregunta sobre el día a día y sobre sus sentimientos con sus amigos.

6. Enséñale a escuchar. Enseña a tus hijos que es muy importante escuchar para entender lo que nos están diciendo y para comprender a la otra persona sus emociones y sus peticiones, solo de esta manera se dará una repuesta asertiva.

La educación en casa y especialmente el unschooling nos da la oportunidad de priorizar el desarrollo de la inteligencia emocional. Si quieres conocer más acerca del unschooling te invito a considerar mi curso online. Revisa todos los detalles en este ENLACE y si tienes dudas, escríbeme y con gusto te las aclaro.

Unschooling: nuestra experiencia

Cuando iniciamos nuestro camino de educación en el hogar o homeschooling, adoptamos un sistema estadounidense muy recomendado y con mucha trayectoria. Recibimos las cajas con los libros, perfectamente organizados por grados y materias. Cada materia estaba dividida en 10 unidades y al final cada una de éstas las niñas hacían un examen. Muy similar a la experiencia escolar.

Aunque nos fue muy bien con ese currículo, sentíamos que las niñas tendían a desviarse a intereses mucho más ricos y profundos…por motivación propia. Hacían miles de preguntas, querían explorar varios temas, y buscaban libros que no necesariamente estaban en el pénsum que habíamos adoptado. Ellas solitas quisieron aprender de las guerras de independencia de Las Américas, lo que posteriormente las llevó a aprender de la Revolución Francesa y Napoleón. Luego se emocionaron con todo lo relacionado a Marie Curie, Albert Einstein y Galileo Galilei, lo que las llevó a interesarse enormemente por el espacio, el Big Bang, los planetas y hasta del cinturón de Kuiper. Todo esto con 4, 6 y 8 años.

Al ver cómo evolucionaban los intereses de nuestras hijas, y al notar como su hambre de conocimiento no se limitaba al currículo que habíamos comprado, mi esposo y yo empezamos a explorar el unschooling como una alternativa para nuestra familia. Queríamos mantener viva esa llama e interés natural por el aprendizaje, sin matarla con libros de texto aburridos y llenos de cosas que, al momento que tenían que ser presentadas, no encontraban interesantes. ¡Y eso hicimos! Nos movimos al unschooling o educación auto dirigida.

Por si no estás familiarizada con el término, el unschooling es un estilo de vida que promueve las actividades elegidas por los niños como principal medio de aprendizaje. Los estudiantes aprenden a través de sus experiencias de la vida, incluido el juego, las responsabilidades del hogar, los intereses personales y la curiosidad, las prácticas y la experiencia laboral, los viajes, los libros, las clases electivas, la familia, los mentores y la interacción social. Es un estilo que fomenta la exploración de actividades iniciadas por los propios niños, creyendo que cuanto más personal es el aprendizaje, más significativo, mejor entendido y, por tanto, más útil es para el niño.

Te comparto 10 ventajas que hemos notado en nuestro camino de practicar el unschooling:

1. Se fomenta el pensamiento crítico – investigan los temas a profundidad para llegar a sus propias conclusiones, sin dejarse llevar por la masa y sin obedecer ciegamente.

2. Se fomenta la resolución de problemas – como pasan mucho tiempo participando de actividades del día a día y en la naturaleza, suelen resolver problemas de todo tipo, por su cuenta y en equipo.

3. Se fomentan la iniciativa y la creatividad – en casa siempre le preguntamos a las niñas qué quieren aprender y qué temas quieren cubrir cada mes. Esto desarrolla en ellas un gran sentido de empoderamiento, iniciativa y capacidad creativa. ¡Son escuchadas y tomadas en cuenta!

4. No se basa en edades, sino en intereses – Si a varios niños le interesa un tema, lo pueden aprender juntos, independientemente de las edades. Así es como mi hija de cuatro años aprendió el método científico y a formular hipótesis, de la mano de sus hermanas.

5. Pueden profundizar en un tema – el interés por un tema no se tiene que limitar a una lección o a una unidad, pueden desarrollarlo a la profundidad que gusten.

6. Interés por el emprendimiento – como son niños empoderados, con iniciativa y creatividad, los niños unschooler suelen desarrollar ideas de negocios desde edades muy tempranas.

7. Se eliminan las trampas – en el unschooling no hay exámenes, por ende, no hay que copiar o hacer trampa. La meta es aprender, no ser mejor que los demás.

8. Los padres, maestros y cuidadores también aprenden – acompañar a mis hijas a aprender me ha ayudado a conocer montones de cosas: desde la existencia de la estrella super gigante Beatelgeuse hasta de los animales que viven en la Fosa de las Marianas.  

9. Los niños tienen más tiempo para leer – es común ver a mi hija mayor sentada leyendo en la casa, por placer, no por obligación.

10. El sueño hace crecer el cerebro de los niños – los niños no tienen que levantarse a las 5 de la madrugada para agarrar el bus, o para estar listos para sus clases en línea a las 7am. Pueden dormir el tiempo que necesitan y despertarse de buen ánimo para aprender.

Si quieres explorar el aprendizaje auto dirigido como una alternativa para tu familia te invito a conocer mi Curso Online de Unschooling, a través del cual te llevaré por todo el proceso de adoptar este estilo de vida. En este curso aprenderás:

  • Qué es unschooling y cómo se diferencia del homeschooling tradicional
  • Cómo transicionar a -o empezar de cero con- el aprendizaje auto dirigido
  • Cómo superar tus miedos y desarrollar confianza en tu decisión de educar sin currículum
  • Cómo lidiar con posibles detractores
  • Cómo legalizar el proceso de unschooling, gestionando boletines de notas y transferencias de créditos
  • Cómo acompañar a tus hijos a partir de sus intereses
  • Cómo garantizar los hitos educativos e introducir conceptos y disciplinas importantes
  • Cómo desarrollar una red de apoyo y promover la socialización
  • Cómo llevar a cabo tu rol como mamá o papá unschooler optar este estilo de vida.

Ingresa en este enlace y aprovecha el precio de pre venta, disponible solo hasta este sábado, 31 de octubre. Para más información escríbeme a soyjess@jesspazos.com

Cómo incorporar la naturaleza al educar en casa

Quizás has escuchado o leído esto por ahí, pero está comprobado que la salud social, psicológica, académica y física de los niños se ve positivamente afectada cuando tienen contacto diario con la naturaleza. Esta exposición también aumenta la capacidad de los niños para concentrarse, mejora las habilidades cognitivas, apoya la creatividad y la resolución de problemas. ¡Muchas veces todo lo que un niño hiperactivo y desconcentrado necesita es un poco de aire libre y movimiento para recuperar el enfoque y la paz!

Para los niños, la naturaleza es parque de atracciones, excelente medicina y aula de aprendizaje. El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor, la autonomía, la seguridad y la adquisición de valores.

“La naturaleza ofrece una cantidad tan elevada de estímulos que el contacto con ella hace que el niño se encuentre en un espacio abierto, con sensación de libertad, con capacidad de moverse libremente, de observar los procesos que ocurren, y eso es fundamental para el desarrollo de sus habilidades de movimiento pero también un estímulo para sus neuronas, para sus emociones y para su aprendizaje; es una experiencia vital que permite al niño sentir y medirse a sí mismo de forma diferente a como lo hace en la ciudad”, resume Mari Luz Díaz, psicóloga y directora del centro de innovación educativa Huerto Alegre en Andalucía, España.

Entonces, ¿esto significa que tenemos que salir al parque o al campo a diario? De ser posible, sí, pero no necesariamente. Podemos exponer a nuestros hijos a la naturaleza cada día de muchas otras maneras. A continuación te comparto algunas ideas:

1. Lleven un diario de la naturaleza. Puede ser un simple cuaderno o una carpeta de hojas sueltas, la idea es hacer dibujos, pegar hojas o flores, y tomar nota de las cosas que les llaman la atención de lo que ven en el ambiente.

2. Fotos. Tomen fotografías de los descubrimientos que hagan en la naturaleza y guárdenlas en su diario o hagan una galería en su hogar.

3. Escuchen sonidos de la naturaleza mientras aprenden. Tanto en YouTube como en Spotify hay varios playlists con sonidos de pájaros, olas, viento o lluvia que pueden escuchar mientras trabajan o dibujan. ¡Además son muy relajantes!

4. Mantengan plantas en la casa. Permítele a tu hijo elegir una planta y creen un itinerario para tomarle fotos y escribir notas sobre su crecimiento.

5. Observen la naturaleza a través del arte. Busquen pinturas, canciones, poemas o cuentos en los que la naturaleza sea la protagonista y discútanlos.

6. Visiten una granja local para conocer de dónde proviene su comida: lácteos, carne, verduras, frutas y granos.

7. Lleven sus lecciones al aire libre. Usen materiales naturales, como bellotas, rocas, hojas o palos para resolver problemas matemáticos básicos.

8. Planten y mantengan un jardín o huerto casero. Deja que cada niño tenga su propia sección. Si no sabes mucho de jardinería o agricultura, te recomiendo tomar este curso gratuito de Plantea en Verde. Podrán aprender mucho juntos e incorporar materias como ciencia y matemáticas a su experiencia.

9. Aprendan las constelaciones y ayuda a tus hijos a encontrarlas en el firmamento.

10. Creen comederos para pájaros con pan, mantequilla de maní y alpiste, y dibujen pájaros al observarlos de cerca.

Ciertamente hay muchas otras formas de incorporar la naturaleza a nuestro día a día, pero espero que éstas te resulten útiles e interesantes. Compárteme tus ideas en los comentarios o por email a soyjess@jesspazos.com, ¡me encantaría conocerlas!

Aquí podrás descargar mi diario de naturaleza como obsequio para ti.

No olvides seguirme también en Instagram para muchos más tips de aprendizaje autónomo, educación en casa y maternidad creativa.

¿Cómo podemos integrar las matemáticas en nuestro día a día?

Cuando hacemos unschooling -o educación auto dirigida por el niño- no necesariamente nos apoyamos de libros de texto, hojas de trabajo o fórmulas tradicionales para aprender materias como matemáticas o idiomas, sino que buscamos integrar estas materias en todo el aprendizaje y la vida diaria. En más de una ocasión me han preguntado cómo integrar matemáticas a las situaciones del día a día. Por tal razón, aquí les dejo una lista de ideas que le funcionan a mamás unschoolers en todo el mundo.

Preguntas y actividades como:

  • ¿Cuánto tiempo falta para que la cena esté lista?
  • ¿A qué hora es tu programa favorito?
  • Dividan las galletas de forma justa.
  • ¿Quién tiene el pedazo de pastel más grande?
  • Cocinar con tazas medidoras, sustituciones, conversiones
  • Comparen galones, ½ galones, cuartos, pintas de leche (o litros)
  • Impriman fotos en varios tamaños y determinen qué marco necesitamos para la foto (dimensiones)
  • Midan el tamaño de la pantalla del televisor, el monitor de la computadora y la pantalla del celular.
  • Jueguen al billar o al minigolf (ángulos y trayectoria)
  • Busquen tanto líneas paralelas como líneas perpendiculares en objetos de la casa o en la ciudad
  • Identifiquen ejemplos de planos: pizarrones blancos, tableros de mesa, tarjetas, papel
  • Calculen cuántas sillas hay en la mesa del comedor ¿Son suficiente para todos?
  • Comparen los tamaños de los tazones de la cocina.
  • Identifiquen cuál es la temperatura del refrigerador
  • Calculen cuánta agua puede contener un vaso normal en su casa. Hay una variedad de vasos, ¿tienen diferentes cantidades?
  • ¿Cuántas tazas de café hace la cafetera? ¿Es eso suficiente para mamá?
  • ¿Cuáles son los vatios de las bombillas? ¿Son todos iguales?
  • Comparen las estadísticas deportivas de sus equipos favoritos

Otras actividades del día a día para incorporar las matemáticas:

  • Cocinar
  • Coser
  • Ahorrar la mesada
  • Vender juguetes viejos
  • Calcular el cambio
  • Calcular la propina
  • Tocar un instrumento musical
  • Dibujar / pintar
  • Construir con bloques o Legos

¿Tratando de trabajar mientras educas en casa?

Cuéntame algo, ¿estás tratando de balancear el día a día del trabajo mientras educas en casa? ¿Sientes que no logras organizarte para hacer ambas cosas a la vez? No estás sola. Anoche en nuestra sesión semanal de coaching con el grupo de La Valentía de Educar en Casa hablamos de cómo manejar el reto de trabajar y educar en el hogar. Despejamos muchas dudas y repasamos qué podemos hacer para sacar mejor provecho del tiempo, re evaluar prioridades y delegar tareas.

Quiero compartirte algunos tips que puedes incorporar a tu rutina diaria para hacer más llevadero el trabajo y la educación en casa. Específicamente te quiero regalar esas cosas que puedes hacer justo antes de acostarte para iniciar un día mucho más organizado.

Te presento la rutina nocturna para mamás valientes

Toma 10 minutos cada noche para planificar los objetivos laborales del día siguiente, así como tus responsabilidades de educación en el hogar. Aquí hay un checklist con ocho cosas que puedes hacer:

1. Revisa tu agenda y anota las reuniones de Zoom, los seminarios web, los LIVES de Instagram, las llamadas telefónicas o cualquier otra cosa que requiera de tu tiempo.
2. Verifica que cada niño tenga una actividad especial programada para tus horas de reunión. Ellos mismos pueden decidirlas.
3. Dependiendo de su edad, ten listo un conjunto de ropa para cada niño para el siguiente día. Esto te ahorrará tiempo en las mañanas.Ellos mismos lo pueden escoger contigo.
4. Decide de antemano qué desayunarán al día siguiente y prepara los ingredientes. O inclínate por desayunos tipo ‘self service’ (cereal con leche, yogurt, tostadas, barras de granola, etc.)
5. Saca las comidas o ingredientes del congelador para el almuerzo o la cena del día siguiente. Así no andarás organizando y descongelando cosas en la mañana.
6. Revisa las lecciones del día y asigna correcciones o márcalas como completadas.
7. Prepara todos los materiales, libros de texto y libros de trabajo necesarios para las lecciones del día siguiente.
8. Programa la cafetera para que puedas iniciar la mañana con una buen taza de café.

Espero que esta rutina nocturna te sirva para iniciar tu día de educación en el hogar y trabajo de una forma mucho más fluida y organizada. Recuerda que SI se puede; solo debemos planificarnos.

También recuerda que, si no tomaste mi curso de valentía pero quieres formar parte de las sesiones grupales de coaching que hacemos todos los martes, estás a tiempo de hacerlo. La matrícula para entrar al programa de acompañamiento está abierta hasta este 31 de agosto. El costo de la membresía es de $15 mensuales y te da acceso a todas nuestras llamadas semanales. Las podrás ver e vivo o grabadas. ¿Te animas? Pues ingresa a este ENLACE y conoce todos los detalles.

Trabajar y educar en casa

En este webinar, nueve mamas homeschoolers compartimos nuestras experiencias como profesionales, administradoras del hogar y educadoras en el hogar. Verás testimonios de madres que tienen un hijo y madres que educan a seis. Verás historias de mamás con niños con capacidades especiales y mamás que se hacen apoyar de tutores.

¡Sí se puede trabajar y educar en casa! Es cuestión de buscar soluciones.

Beneficios del homeschooling para niños con trastornos del espectro autista (TEA)

Autora invitada: Lic. Olatz Lorente (psicóloga)

Al momento de decidir sobre la educación de niños con TEA (trastornos del espectro autista), es importante tomar en cuenta muchos aspectos, como sus fortalezas, debilidades, formas de aprendizaje,  terapias, entre otras,  y con ello  trazarnos un plan de acción para lograr potencializarlo al máximo. El  homeschool nos permite  establecer un  horario y un ambiente flexible, en donde se pueden  integrar diferentes métodos para ayudar a nuestros niños a aprender a su ritmo y según sus necesidades.

Algunas de las ventajas de hacer homeschool son:

  • Flexibilidad de horarios, la familia puede adaptar el horario de estudio en el tiempo que mejor le convenga según sus actividades.
  • El niño aprende de forma más  flexible y creativa, utilizando su entorno como herramienta, explotando su propio potencial y explorando sus capacidades y habilidades.
  • Se olvida del temor a equivocarse y de que se burlen de él.
  • Se tiene más tiempo y presupuesto económico para actividades extra-escolares (terapias, música, arte, deportes, etc.) dejando en las manos del niño la decisión de especializarse en alguna habilidad que le apasione.
  • Da la libertad de enfocar mayor tiempo en las materias o habilidades que más le
  • Al ser los padres o tutores los responsables directos de la educación, hay más probabilidad de éxito en el aprendizaje,
  • La sociabilidad del niño es libre, es decir, puede socializar tanto con adultos como con niños de diferentes edades en todas las actividades que quiera.

Sin embargo es importante tener en cuenta que esta no es una decisión tomada a   la ligera, ya que  hacer educación en casa involucra tener un gran  compromiso, tiempo, dedicación  y organización de parte de  los padres,  ya que esta es la base fundamental para lograr el éxito con nuestros niños. En caso tal de que los padres  trabajen o por diferentes circunstancias no puedan dedicarse a la formación de sus hijos, está la opción de contratar un tutor o de matricularlo en algunos de los centros que hay en  Panamá y que ofrecen el servicio de homeschool.

Cada niño es un mundo diferente y lo que le funciona a uno, no necesariamente le funcione a otros, cada padre y madre conoce a su hijo y sus necesidades, lo importante es ir a su ritmo, avanzar en sus necesidades y que el aprendizaje este lleno de experiencias positivas.

Lcda. Olatz Lorente

Cel.: 62002971, 6675-0347

Centro Psicológico PEC,  ofrece el servicio de evaluaciones e intervenciones psicológicas y el espacio para hacer HOMESCHOOL en compañía de otros niños.

Respetar la esencia del niño

Los niños nacen llenos, con propósito, con esencia, con alma. Todos nacen con una misión que tienen que descubrir y vivir. Nos toca a nosotros, como padres, acompañarlos a descubrirla y desarrollarla. No nos toca imponer ni forzar esa misión, pues viene de fábrica, por diseño divino. Los niños no son hojas en blanco que tenemos que colorear.

¿No lo crees así? Pues pregúntate por qué hoy día tantos adultos andan en busca de su ‘misión de vida’, su ‘propósito’. Por qué tantos profesionales son inmensamente infelices en sus trabajos y carreras. Por qué hay personas que no ‘se encuentran’ y buscan salidas en adicciones, prácticas malsanas o simplemente en trabajos que no les llenan. ¿Por qué?

Porque no lograron descubrir y desarrollar su esencia en su niñez. No lograron encontrar esa misión, esa razón que los llevaría a lograr su propósito de vida. Nosotros, como padres, estamos a tiempo. Y como educadores en el hogar tenemos aún más la oportunidad de dejar que nuestros niños descubran y vivan su misión, para que cuando sean adultos no tengamos personas rotas, que no saben a qué han venido al mundo.

Aquí te comparto tres tips que te pueden ayudar a acompañar a tu hijo a descubrir y potenciar su esencia:

Observa y anota

Te recomiendo observar todo lo que le llama la atención a tu hijo: ya sea el fútbol, el espacio, las artes, las matemáticas. Anota todas las preguntas que hace  y observa patrones e intereses hacia los que se inclina. Esto te ayudará a identificar tendencias y gustos que luego podrás respetar y alimentar.

Respeta y alimenta

No juzgues los intereses de tus hijos, mas bien edúcate en ellos para que puedas fomentarlos. Busca información, libros, vídeos y demás recursos que puedan satisfacer su curiosidad por esos temas.

Déjalos abandonar

Quizás iniciaron clases de guitarra porque viste que tu hijo mostraba un interés por ese instrumento, pero al cabo de algunas lecciones ya le perdió el amor. ¡Déjalo que abandone ese interés! Es lo que haríamos nosotros los adultos, ¿no? Dejar de hacer algo que ya no nos gusta o satisface. Respetar ese desinterés y permitirselo lo ayudará a desarrollar otros gustos e inclinaciones.

Respetar la esencia del niño es nuestra gran misión como padres. Solo de esa forma los ayudaremos a descubrir qué vinieron a hacer al mundo.