Respetar la esencia del niño

Los niños nacen llenos, con propósito, con esencia, con alma. Todos nacen con una misión que tienen que descubrir y vivir. Nos toca a nosotros, como padres, acompañarlos a descubrirla y desarrollarla. No nos toca imponer ni forzar esa misión, pues viene de fábrica, por diseño divino. Los niños no son hojas en blanco que tenemos que colorear.

¿No lo crees así? Pues pregúntate por qué hoy día tantos adultos andan en busca de su ‘misión de vida’, su ‘propósito’. Por qué tantos profesionales son inmensamente infelices en sus trabajos y carreras. Por qué hay personas que no ‘se encuentran’ y buscan salidas en adicciones, prácticas malsanas o simplemente en trabajos que no les llenan. ¿Por qué?

Porque no lograron descubrir y desarrollar su esencia en su niñez. No lograron encontrar esa misión, esa razón que los llevaría a lograr su propósito de vida. Nosotros, como padres, estamos a tiempo. Y como educadores en el hogar tenemos aún más la oportunidad de dejar que nuestros niños descubran y vivan su misión, para que cuando sean adultos no tengamos personas rotas, que no saben a qué han venido al mundo.

Aquí te comparto tres tips que te pueden ayudar a acompañar a tu hijo a descubrir y potenciar su esencia:

Observa y anota

Te recomiendo observar todo lo que le llama la atención a tu hijo: ya sea el fútbol, el espacio, las artes, las matemáticas. Anota todas las preguntas que hace  y observa patrones e intereses hacia los que se inclina. Esto te ayudará a identificar tendencias y gustos que luego podrás respetar y alimentar.

Respeta y alimenta

No juzgues los intereses de tus hijos, mas bien edúcate en ellos para que puedas fomentarlos. Busca información, libros, vídeos y demás recursos que puedan satisfacer su curiosidad por esos temas.

Déjalos abandonar

Quizás iniciaron clases de guitarra porque viste que tu hijo mostraba un interés por ese instrumento, pero al cabo de algunas lecciones ya le perdió el amor. ¡Déjalo que abandone ese interés! Es lo que haríamos nosotros los adultos, ¿no? Dejar de hacer algo que ya no nos gusta o satisface. Respetar ese desinterés y permitirselo lo ayudará a desarrollar otros gustos e inclinaciones.

Respetar la esencia del niño es nuestra gran misión como padres. Solo de esa forma los ayudaremos a descubrir qué vinieron a hacer al mundo.

Published by Jess

Soy Jess Pazos, coach de creatividad, mentora de valentía y mamá homeschooler de tres niñas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: